No esforzarse en la atención plena: ¿una paradoja?