La atención plena como habilidad maestra – Parte I – Poder de concentración