La inteligencia artificial no necesita conciencia ni atención plena para ser creativa