¿Nos vincula la contemplación con la trascendencia?