Escribir canciones es como la fotografía auditiva